FAO: Venezuela es el segundo país latinoamericano con mayor población hambrienta

Nov 13, 2018

Nada más entre 2014 y 2017, la FAO registró un aumento de 600.000 personas con hambre en Venezuela

@Luisisolano

La crisis venezolana elevó el número de personas con hambre en América Latina y el Caribe. Así lo refleja el más reciente informe del Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2018, que arroja que Venezuela es uno de los países con mayor número de subalimentados en la región, es decir, personas que cumplen una “dieta alimentaria insuficiente por las cantidades ingeridas o la escasez de nutrientes”.

De acuerdo con el informe, en el país hay 3,7 millones de personas que no cuenta con alimentos suficientes para satisfacer sus necesidades energéticas para llevar una vida sana y activa. Esto representa 11,7 % de la población. 

Nada más entre 2014 y 2017, la FAO registró un aumento de 600.000 personas con hambre en Venezuela. Esa cifra es equivalente a la población de Apure, que según la proyección del Instituto Nacional de Estadísticas, basado en el censo 2011, para 2018 sería de 606.045 personas.

El informe también refleja que la prevalencia del hambre en el país casi se ha triplicado en comparación con el periodo 2010-2012 (3,6%) y 2015-2017 (11,7%).

“Se han perdido los muy importantes avances que el país había alcanzado en la década del 2000”, señala el informe.

En la rueda de prensa de la presentación del estudio, al ser cuestionados por la cifra que arrojó Venezuela, los responsables señalaron que “son las mejores estimaciones que la FAO puede producir, utilizando los datos proporcionados por el Gobierno de Venezuela. La falta de información actualizada sobre la desigualdad en la distribución de alimentos en el país, afecta la capacidad de la FAO para entregar estimaciones precisas”.

“Lo que se desea enfatizar es la tendencia, en lugar de los valores absolutos contenidos en el informe. Al no poseer los datos detallados, necesarios para realizar un análisis riguroso, es difícil dar una explicación precisa de las causas de la tendencia negativa en la seguridad alimentaria de país”, agregó una fuente de la FAO.

A pesar de este panorama de malnutrición por déficit que presenta el informe, la FAO también resalta la malnutrición por exceso, es decir el sobrepeso y la obesidad. 

Este fenómeno se daría, entre otras cosas, por el consumo de productos altamente procesados, grasas, sal, azúcar o carbohidratos refinados, además de una menor actividad física.

En el caso de Venezuela, en 1980, 11,4 % de la población mayor de 18 años sufría de obesidad. Para 2016, el porcentaje aumentó más del doble y se ubicaba en 25,6%.

La organización explica que la crisis política y económica, graves problemas de salud, nutrición y la inseguridad que se vive dentro del país ha llevado a cambios en los procesos migratorios, lo que para ellos “evidencia la relación entre inseguridad alimentaria y migración”.

Esto ha llevado al aumento del flujo migratorio tanto a los tradicionales como a nuevos destinos dentro de la región y el mundo. Según la última cifra presentada por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), existen tres millones de refugiados y migrantes venezolanos en el mundo.

“Se han perdido los muy importantes avances que el país había alcanzado en la década del 2000”

Solo superada por Haití

El panorama regional presentado por la FAO tampoco es muy alentador. El informe refleja que América Latina y el Caribe se aleja del cumplimiento del objetivo de hambre cero y por tercer año consecutivo aumentó el número de personas subalimentadas.

En toda América Latina el hambre afecta a 39,3 millones de personas, es decir 61% de la población, cuando en 2014 afectaba a 38,5 millones.

La mayor cantidad de personas subalimentadas se encuentra en Sudamérica, con 21,4 millones en esta situación. Agregan que en esta parte del continente, durante el periodo estudiado, se sumaron más de 2 millones de personas que no alcanzan a cubrir sus necesidades de ingesta calórica.

A Venezuela solo la supera Haití con 5 millones de personas subalimentadas, lo que representa 45,7% de su población.

El informe también señala que la desigualdad contribuye al hambre y a las distintas formas de malnutrición. Un caso es el de las mujeres. En América Latina, 8,4% de las féminas sufren de inseguridad alimentaria severa, en comparación con 6,9% de los hombres.

Esta desigualada también se ve en la población indígena, que presenta mayor inseguridad alimentaria que las personas no indígenas.

Como conclusión, la FAO expone que los patrones alimentarios de la población de América Latina y el Caribe se han trasformado en las últimas tres décadas como consecuencia de la creciente urbanización, el comercio internacional y la mayor presencia de alimentos altamente procesados.

Este cambio ha provocado que la malnutrición toma muchas formas y por ende la población de varios países de América Latina y el Caribe presenten simultáneamente desnutrición, deficiencia de micronutrientes y sobrepeso y obesidad. 

Pin It on Pinterest

Share This