Pacientes de J.M de los Ríos no comen proteínas ni en hospital ni en casa

por | Nov 13, 2018

El sábado pasado, un chico de 9 años, paciente de nefrología del Hospital de Niños J.M de los Ríos, desayunó avena hecha en casa, almorzó una pequeña porción de arroz y caraotas, y cenó arroz y lentejas. El domingo en la mañana se comió una arepa sin relleno y repitió su plato de arroz con lentejas tanto al mediodía como antes de irse a la cama. El menú de su fin de semana, además de monótono, tiene una ausencia: desaparecieron las proteínas y no por un requerimiento médico, sino porque el centro de salud donde está recluido dejó de ofrecerlas dentro de las comidas que brinda a los pequeños.  Y así ha ocurrido durante los últimos seis meses.

@fefamaya

Los padres de los niños internados en el hospital denunciaron que sus hijos solo recibían una arepa sin relleno para su desayuno y dos porciones pequeñas de arroz, una en el almuerzo y otra en la cena.

Según una especialista en Nutrición, Crecimiento y Desarrollo de J.M de los Ríos que prefirió no revelar su nombre, en el área de consultas el número de pacientes con desnutrición causada por una dieta baja en proteínas aumentó a 30% en lo que va de 2018. En 2017, 20% de los pacientes de consulta presentaban un cuadro de desnutrición grave.

La especialista en Nutrición explicó que es importante que los niños coman proteínas porque son las encargadas del crecimiento muscular y su constante reparación. Una dieta ideal debe estar conformada por grasas, carbohidratos y proteínas. Si el menú de un niño no tiene proteína, su crecimiento y desarrollo se verán afectados, su sistema inmunológico no será lo suficientemente fuerte para defenderse de bacterias e infecciones.

El zinc y el hierro son dos de los elementos que están presentes en las proteínas, al no consumirlas estos niveles también se verán afectados.

El síntoma más común que presentan los pacientes con este cuadro patológico es un edema periférico, hinchazón de su cuerpo.

La nutricionista indicó que, además de los carbohidratos, el hospital solo da fórmulas médicas cuando se consiguen.

La madre de una paciente que presenta fibrosis quística, enfermedad que bloquea las vías respiratorias con flema y mocos, dijo que su hija debe comer seis veces al día debido a su condición. La mujer afirmó que su sueldo por un cargo en un cuerpo policial solo le alcanza para comprar un kilo de queso. A pesar de esto, gracias a un empleo paralelo, logra costear las proteínas necesarias para la dieta de su hija.

Pero esto no ocurre en la mayoría de los casos.

Vicky, madre de un paciente de nefrología, aseguró que su hijo solo come la comida que le brinda el hospital. El niño es un paciente renal que tiene una dieta solo de carbohidratos.

A partir de la semana del 15 de octubre, el hospital incorporó queso para rellenar las arepas, y de vez en cuando también lo agrega al arroz o a la pasta. Sin embargo, por falta de recursos económicos de la entidad hospitalaria, las proteínas siguen sin formar parte del menú diario de los pacientes y sus familiares, de acuerdo con la ONG Prepara Familia.

Los representantes y familiares de los pacientes no reciben alimentos del hospital desde el 5 de abril de este año. Según la ONG Prepara Familia, el suministro de alimentos fue suspendido sin ninguna explicación hasta la fecha de esta publicación.

Durante el primer semestre de 2018, Prepara Familia registró la muerte de 34 niños a causa de la desnutrición. Hasta 2015, en el hospital se registraban alrededor de cinco muertes al año por esta causa.

Pin It on Pinterest

Share This